mareaverde-focus-0-0-983-557

ABORTAR YA NO ES DELITO|Declaración de la Coordinadora Socialista Revolucionaria

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) resolvió el martes 7 de septiembre por unanimidad de diez votos que es inconstitucional criminalizar el aborto de manera absoluta, y se pronunció por primera vez a favor de garantizar el derecho de las mujeres y personas gestantes a decidir sin enfrentar consecuencias penales.

La sentencia de la SCJN invalidó el artículo 196 del Código Penal de Coahuila, estado del norte del país que castiga hasta tres años de cárcel a las mujeres por abortar. También el artículo 198, en una porción que impedía que la mujer fuera asistida por personal sanitario en un aborto voluntario. Extendió la invalidez a porciones del artículo 199 que criminalizaban el aborto y limitaban a 12 semanas la posibilidad de abortar en caso de violación, inseminación o implantación artificial. Además, el artículo 224, fracción II, del Código Penal local, al establecer una pena menor para el delito de violación entre cónyuges, concubinos(as) y parejas civiles, que la pena para la violación en general, por ser discriminatoria, especialmente contra las mujeres. La resolución es respuesta a la acción de inconstitucionalidad 148/2017, promovida por la Procuraduría General de la República en contra de los Poderes Legislativo y Ejecutivo del Coahuila.

La sentencia es histórica, sienta jurisprudencia porque obtuvo una mayoría que supera los ocho votos, obligan a todas y todos los jueces de México; tanto federales como locales. A partir de ahora, al resolver casos futuros, deberán considerar que son inconstitucionales las normas penales de las entidades federativas que criminalicen el aborto de manera absoluta, los tipos penales que no contemplan la posibilidad de interrumpir el embarazo en un periodo cercano a la implantación, o las normas que sólo prevean la posibilidad de abortar como excusas absolutorias, pues en esos supuestos la conducta se cataloga como un delito, aunque no se imponga una sanción. Porque si bien, criminalizar el aborto es competencia de los gobiernos locales; y sólo en cuatro de las 32 entidades del país, la mujer lo decide: Ciudad de México, Oaxaca, Hidalgo y Veracruz; y en más de 20 la constitución local “se protege la vida desde la concepción” figura teológica que violenta el Estado laico.

La Coordinadora Socialista Revolucionaria considera la sentencia de la SCJN es un triunfo del movimiento feminista y amplio de mujeres y de los movimientos de izquierda en general; constituye un fuerte golpe político a los partidos de la derecha y de los sectores más conservadores. La sentencia se suma a otras conquistas como la presencia de causales donde el aborto no es punible o no se castiga en algunos códigos locales: cuando el embarazo es producto de la violación; corre peligro la vida de la mujer; cuando la salud -física, psicológica o social- está en riesgo; el producto tiene malformaciones graves; es consecuencias de acto no premeditado; y es producto de una inseminación artificial no consentida; y causas económicas graves. También la norma de salud 046 que regula la actuación de servidoras/res público en material de violencia contra las mujeres, entre ellos el derecho a interrumpir el embarazo por violación conforme a las causales establecidas en los códigos locales.

Desde la Coordinadora Socialista Revolucionaria repudiamos la intromisión de los jerarcas religiosos violatorias del Estado laico, exigimos la no intervención en asuntos públicos y el respeto a los derechos humanos de las mujeres. Expresamos nuestro apoyo y reconocimiento al movimiento feminista y amplio de mujeres, a las colectivas, organizaciones de lucha en general; nos sumamos a las exigencias por una maternidad libre y voluntaria; por la despenalización del aborto y el derecho al acceso a los servicios de salud gratuitos y de calidad; exigimos a las legislaturas de los 28 estado del país actúen en consecuencia, que garanticen el derecho al aborto a las mujeres y personas gestante. Para concretar el anhelo histórico de que las mujeres recuperen el pleno control de su cuerpo y de su sexualidad.

Ciudad de México a 10 de septiembre de 2021

¡Ni presas por decidir!

¡Ni muertas por abortar!