150803_6b2mn_espinosa1_sn635

Almeyra: ¿Qué se puede aprender en México de Argentina y Brasil?

Por Guillermo Almeyra

En un mundo como el actual tan interrelacionado, tan sometido a la dictadura del capital financiero internacional y dependiente del cambio climático y de la catástrofe ecológica engendrada por el capitalismo, el provincialismo y la creencia primitiva de que el país es una entidad aislada, como si estuviéramos en el siglo XIX, es una grave señal de autismo político. Por el contrario, es de sabio ver lo que sucede en otros países similares y aprender de la experiencia ajena.

Quienes desean en nuestro país un gobierno democrático y antioligárquico que sea capaz de introducir reformas de fondo favorables a la independencia nacional y a los más pobres, no pueden ignorar lo que está pasando en Argentina y Brasil ni aparecer indiferentes ante los esfuerzos de la oligarquía venezolana y de Estados Unidos contra el gobierno constitucional de Nicolás Maduro.

Tampoco pueden permanecer impasibles ante el hecho de que en las elecciones estadounidenses el establishment de ese país decidirá con qué salsa se comerá a México y al resto del mundo e ignorar, por lo tanto, el deber elemental de ayudar a los latinos y a los trabajadores en Estados Unidos a construir una alternativa, un partido progresista, capaz de frenar los planes funestos de Trump o de Hillary Clinton, ambos igualmente funestos en distinto modo y diferentes plazos.

La terrible saña de la oligarquía contra los líderes de los gobiernos que ésta considera “populistas” tiene como base un gran temor y un odio de clase a los trabajadores que esos dirigentes podrían llegar a movilizar. Pero, en los países donde los que dominan mantienen desde la Colonia una visión del mundo anclada en la Reconquista española, a ese odio de clase se agrega un odio racista a los “negros”, los “nacos”, los “igualados” que quieren ser reconocidos como ciudadanos.

Dado que la inmensa mayoría de los trabajadores desde tiempos coloniales eran indígenas o negros esclavos, el odio y el desprecio de clase se fusionaron en esos oligarcas con un racismo similar al de los israelíes o los blancos sudafricanos frente a los negros, mulatos y mestizos. En los países de inmigración, ese racismo clasista se volcó también contra los inmigrantes como lo revela en Argentina el cuento de Borges y Bioy Casares “Los Monstruos” (que eran descendientes de árabes, judíos, italianos acusados de ruidosos, sucios, malolientes).

La oligarquía argentina aceptó a Perón mientras era sólo un coronel ligado al sector más fundamentalista y medioeval de la Iglesia católica. Pero cuando empezó a hacer concesiones a los obreros, ese sector comenzó a combatirlo y descubrió entonces que era hijo natural y que vivía sin casarse con una actriz joven también hija natural y de pasado sentimental muy tumultuoso.

Perón defendía al capitalismo, pero el odio clasista a ese parvenu, ese advenedizo que les abría el camino a los “negros”, a los “grasas”, se unió a un odio tan feroz que llevó incluso a la profanación de los cadáveres de Perón y de Eva Perón. La misma discriminación racista y el mismo temor clasista recayeron sobre Cristina Fernández, aunque hizo una política muy favorable a los grandes empresarios y defendió explícitamente el capitalismo, cuando esa gente decía que era la hija de un pesero gallego de provincia enriquecida y por eso, siendo incluso presidente, la llamaban “yegua” y “ladrona” y hoy enfrenta un granizada de procesos judiciales, la gran mayoría carentes de cualquier prueba, para encarcelarla antes de que el año próximo pueda ser elegida senadora y adquirir inmunidad.
En Brasil el odio contra el expresidente Lula tiene las mismas características: el “sapo barbudo”, como lo llamaba la prensa, es un inmigrante nordestino, obrero y sindicalista, podría ser el próximo presidente y tiene apoyo en los sindicatos y en los más pobres, negros o nordestinos. Por eso hacen de todo para meterlo preso. Tal como hicieron de todo contra Dilma Rousseff, que fue depuesta sin base jurídica alguna y sin haber cometido ningún delito porque para la oligarquía y a pesar de su política derechista tan favorable a las transnacionales era un “sapo de otro p ozo”, una advenediza y su partido podría llegar a movilizar a los trabajadores.

López Obrador se equivoca gravemente pues cuando piensa que puede dar garantías de moderación política y de su defensa del marco capitalista a una oligarquía feroz, clasista y racista defendiendo incluso a Peña Nieto. Pretende aparecer defendiendo el Estado –que el pueblo condena y ataca- para reducir los ataques de la oligarquía, para colmo con el argumento de que el sucesor de Peña podría ser peor, similar al de quienes decían “Echeverría o el fascismo” o al de los comunistas argentinos que defendían al dictador Videla “para evitar otro peor”.También se engaña si cree que su silencio sobre Cuba, Venezuela, las luchas en Sudamérica o los legítimos reclamos de los inmigrantes en Estados Unidos bastan para tranquilizar al imperialismo. Ni vestido de cura la oligarquía y el imperialismo creerán a un outsider que califican de “naco” apoyado por otros millones de “nacos”, que además hace tímidas objeciones a su política y para presionar llama a manifestaciones masivas (a las que después desconvoca antes de que la cosa pase a mayores).

La política de ajuste salvaje, de reducción de los salarios reales y de restricción de los derechos democráticos y sociales, tanto en México como en Sudamérica es la única política del capital en esta fase de crisis y México está en este mundo, no aislado de él. La única política eficaz y digna es la que se basa en la lucha antioligárquica, antiimperialista, antirracista, anticapitalista. López Obrador, en vez de mandar mensajes a la oligarquía y a Washington debería viajar a Estados Unidos para unir y organizar a los inmigrantes, sus aliados, muchos de los cuales además podrían votar en las elecciones presidenciales del 2018.