IMG_20160322_133850

Atentados en Bruselas: solidaridad con las víctimas, vigilancia democrática

[Comunicado de la Ligue Communiste Révolutionnaire (LCR-SAP), sección belga de la Cuarta Internacional, con respecto a los atentados terroristas en Bruselas de este 22 de marzo]

La LCR-SAP denuncia enérgicamente los cobardes atentados terroristas perpetrados este 22 de marzo en Bruselas. Ningún motivo político o religioso puede servir de pretexto para estos crímenes innobles. La LCR-SAP expresa su apoyo y su solidaridad emocional con todas las víctimas inocentes de esta violencia ciega.

La LCR-SAP llama también a la más grande vigilancia democrática de cara a la nueva acometida de seguridad, bélica, racista e islamófoba que estos terribles eventos amenazan con suscitar en Bélgica y en otros países entre la clase política y los grandes medios de comunicación. Apenas unos días después del canto de victoria de las autoridades con motivo del arresto de Salah Abdeslam, del acuerdo europeo de la vergüenza que reprime a los refugiados, de un nuevo atentado asesino en Estambul y un bombardeo ruso sobre Raqqa en Siria, que ha dejado decenas de muertos entre la población civil, nosotros constatamos una vez más que no se combate el terror bombardeando al pueblo sirio, sosteniendo regímenes dictatoriales, sacando al ejército a las calles, estigmatizando una comunidad (con medidas racistas como la pérdida de la nacionalidad), lanzando a los refugiados al mar ni limitando las libertades democráticas. Al contrario, estas políticas de terror no hacen más que alimentar a las organizaciones terroristas y cumplir su objetivo de reforzar el odio sectario y de asfixiar a la sociedad.

Nosotros reiteramos nuestra convicción de que nada nos pondrá en resguardo mientras nuestra sociedad esté fundada sobre la injusticia, la violencia y la exclusión, al interior como al exterior. En estas horas trágicas, la LCR honra a las víctimas abogando por un cambio radical de rumbo hacia una política social generosa, basada en la solidaridad, las libertades democráticas y la lucha contra las desigualdades, en nuestro país y en el mundo. Es por la vida que se combate una política de muerte.

Traducido por la Coordinadora Socialista Revolucionaria