Bahía de Ohuira

Comunidades mayo-yoreme contra la planta de fertilizantes en Ohuira, Sinaloa

Solidaridad y apoyo al movimiento ¡AQUÍ NO!

A toda organización ecologista, humanitaria, sindical, cultural, académica y social, los convocamos a que nos brinden su solidaridad a los actos de manifestación que haremos las comunidades indígenas mayo-yoreme  de Ohuira, Paredones y Lázaro Cárdenas, del puerto de Topolobampo y del municipio de Ahome, Sinaloa y de otras ciudades de Sinaloa.

Entre otras, en la Ciudad de México, los días 22, 23 y 24 de noviembre del año en curso, haciendo presencia en la embajada Alemana, en la cámara de Senadores y en el Zócalo de la Cd.de México.

En el norte de Sinaloa desde el año de 2013, se ha pretendido instalar una mega planta de amoniaco por parte de la empresa extranjera Alemana-Suiza “Gas y Petroquímica de Occidente S.A. de C.V” (conocida por sus siglas GPO) en la bahía de Ohuira, Sinaloa, lo cual representa riegos de vida, de salud, del entorno y a la naturaleza… pondría en riesgo un ecosistema y el desarrollo de las comunidades pesqueras, rurales e indígenas.

Hay una conjugación de intereses político-empresariales de gobiernos anteriores y actuales, quienes fungieron como asesores y promotores del proyecto, y entre quienes se encuentran el político Francisco Labastida Ochoa, su hijo Francisco Labastida Gómez de la Torre y el ex gobernador Mario López Valdés, mejor conocido como Malova y actualmente gobiernos municipales y estatal.

 

La propia Suprema Corte de Justicia de la Nación, estableció que está marcado por una serie de graves irregularidades iniciando por la omisión de una consulta previa a los pueblos originarios, la comunidad Mayo-Yoreme lleva 8 años luchando contra este gigante y no está dispuesta a ceder en su lucha, sumándonos habitantes de Topolobampo y de Los Mochis, Guasave, Culiacán y Mazatlán.

Las comunidades indígenas quienes legalmente con la interposición de una serie de amparos y de decisiones judiciales han logrado frenar la instalación de esta planta en la bahía de Ohuira.

La empresa con inversión alemana logró obtener permisos de construcción sin haber hecho una consulta previa a los pueblos originarios con las características que marca la Constitución y el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo.

Este consorcio comenzó a construir la planta en un humedal protegido por el convenio internacional  Ramsar, el polígono Ramsar # 2025; registrado en febrero del 2009 por las autoridades mexicanas y denominado Laguna de Santa María, Topolobampo, Ohuira.

Con ello inició el proceso de destrucción y contaminación del área protegida bajo normas internacionales.

La Bahía de Ohuira, se comunica con Topolobampo por medio de una boca de 700 metros. Por ahí entra y sale el agua.

 

Desde hace 60 años, la Bahía recibe las descargas de 8 drenes agrícolas que traen los desechos de 200 mil hectáreas de los cultivos del Valle: cada año le meten 700 toneladas de Nitrógeno, 50 de fosfato, residuos de plaguicidas y metales pesados; además, toneladas de lodo que la han azolvado, su profundidad no pasa de los tres metros.

El drenaje de Los Mochis, con 449 mil habitantes, aporta 45 toneladas de materia orgánica, más los desechos de la Termoeléctrica y de Pemex, cuyo muelle afectó de fea manera la circulación del agua.

A pesar de esas agresiones, la Bahía ha resistido y ha logrado sostener a 10 cooperativas que viven de la pesca ribereña.

Sin embargo, ya han talado y rellenado 28 hectáreas para empezar con la planta de amoniaco (el proyecto industrial abarca 210 hectáreas).

 

Ya hicieron daño con la tala de mangle y el relleno: las aves se movieron a otra isla; hubo remoción de nutrientes que generó mareas rojas.

La planta para su sistema de enfriamiento, succionará 2 mil metros cúbicos de agua por hora, matando millones de larvas de peces, camarones, ostiones, almejas, etc.

Un investigador calcula una pérdida potencial de 500 toneladas de biomasa. El agua se desalinizará, lo que producirá miles de litros de salmuera que se tirarán a la bahía, aumentando la salinidad; de igual manera con el agua sobre calentada, que incrementará la temperatura del agua.

La Bahía funciona como criadero o guardería de las formas larvarias, las cuales son muy sensibles a los cambios ambientales, los incrementos en la temperatura y salinidad ocasionarán mortalidades masivas, lo que provocará una paulatina disminución de la producción pesquera.

 

La planta que busca producir 2200 tonelada diarias de amoniaco, pondría en riesgo el humedal Santa María-Topolobampo-Ohuira.

Este humedal, en medio de los pueblos de Ohuira, Paredones, Lázaro Cárdenas y Topolobampo, alberga aves playeras, es un hábitat crítico del delfín nariz de botella y es también zona de cría y alimentación de las tortugas prieta y carey, así como de peces y crustáceos de importancia comercial, de acuerdo con un estudio realizado por la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio).

 

Esta es una zona de anidación de especies protegidas internacionalmente, una con protección especial que es el ostrero. La planta producirá 2200 toneladas diarias que se almacenará en tres tanques a altas presiones, cada uno de 25 mil toneladas.

De modo que habrá 75 mil toneladas listas para llevarse por gasoductos a los barcos cargueros amarrados en el muelle de Pemex.

La manifestación de impacto ambiental MIA, que la empresa presento ante SEMARNAT, establece que en 15 kilómetros el impacto será letal en caso de un accidente humano o de la naturaleza, cualquier falla, una válvula que truene, un acople del gasoducto que se rompa o una fuga, una nube tóxica de gas MATARÁ en cinco minutos a la población cercana (Topolobampo) sin posibilidad de rutas de escape, más que por el mar y el impacto afectara hasta 45 kilómetros.

LA REGION ES CONSIDERADA SISMICA, EXPUESTA A HURACANES. Los habitantes de Topolobampo y de Mochis, estarán expuestos a enfermedads de la piel, ojos y pulmones por inhalación constante.

Los alimentos que se consuma del mar se contaminarán y habrá efectos a la salud.  Más de 4000 pescadores que dependen de la bahía, perderán su fuente de empleo.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación resolvió por unanimidad  efectuarse las consultas que el artículo 2 constitucional y el convenio 169 de la Organización Internacional del trabajo sobre Pueblos Indígenas y Tribales les concede, por lo que las comunidades directamente afectadas  Lázaro Cárdenas, Ohuira y Paredones   promoventes de los Juicios de Amparo, por unanimidad y bajo sus usos y costumbres, sin ninguna autoridad presente, decidieron NO DAR SU CONSENTIMIENTO a la instalación de dicha planta.

Se está a la espera del resolutivo de la Suprema Corte de Justicia, las cuales tienen que confirmar que las consultas fueron: previas, informadas, de buena fe, y culturalmente adecuadas.

Lo cual en ningún caso se cumplió, ya que las autoridades SEMARNAT, INPI, GOBERNACION y GPO en forma irregular y con una serie de actos tramposos, adicionados con compra de conciencias, acarreos y entrega de despensas, incluyeron a 12 comunidades que no tendrán un impacto directo y que no tienen ningún efecto a su modo de vida, consiguieron que 11 comunidades dieran un SI al proyecto y solo una de ellas decidió negar el consentimiento.

Cabe resaltar que algunas de estas comunidades están fuera del alcance de los 45 km de impacto. Es importante mencionar que aunado a todas estas irregularidades ha habido amenazas a líderes indígenas que se han opuesto al proyecto.

En su última visita a nuestro Estado el presidente de la Republica, Andrés Manuel López Obrador, declaro que esta planta ya está autorizada, por lo que hemos iniciado una serie de acciones, para manifestar y dar a conocer a nivel nacional e internacional todos estos actos ilegales.

En este contexto es nuestra lucha. Gracias de antemano por su solidaridad a nuestro movimiento, esperando respuesta a la presente.

Los Mochis, Ahome, Sinaloa, noviembre 2022.

POR TI, POR MI, POR TODOS

SINALOA DESPIERTA ¡AQUÍ NO!

 Los Mochis, Ahome, Sinaloa, noviembre 2022.