aa1

¡Condenamos la injerencia del gobierno de Peña Nieto en los asuntos internos de Venezuela!

¡Condenamos la injerencia del gobierno de Peña Nieto en los asuntos internos de Venezuela!

Declaración de la Coordinadora Socialista Revolucionaria

Las elecciones para elegir una nueva Asamblea Nacional Constituyente, que habrá de blindar las conquistas sociales de la Revolución Bolivariana, resultaron una firme demostración del pueblo venezolano en defensa de su soberanía y de rechazo a la violencia terrorista y fascista de la oposición burguesa representada por la Mesa de Unidad Democrática (MUD).

La participación de más de ocho millones de votantes, el 41.5 por ciento del electorado, representa una dura derrota para una oposición que inútilmente trató de impedir, por medio de la violencia, la realización de los comicios. Este resultado es una de las más altas votaciones lograda por el chavismo desde su nacimiento y son 400 mil votos más que los alcanzados por la oposición en las elecciones legislativas del 2015.

Las reformas constitucionales que apruebe el nuevo constituyente, compuesto en su mayoría por organizaciones populares, deberán someterse a referéndum. Se abre así una nueva etapa en donde debería discutirse cómo sentar las bases para construir una sociedad más justa, democrática, igualitaria y la creación nuevas formas de poder popular.

Esta es la razón que explica la furiosa respuesta del gobierno imperialista de Donald Trump y de sus lacayos, como Peña Nieto, que al unísono declaran desconocer este proceso electoral y amenazan con una escalada de represalias políticas y económicas.

Rechazamos toda injerencia mexicana en los asuntos venezolanos. El mal gobierno de Enrique Peña Nieto no tiene autoridad moral alguna para pretender dar lecciones de democracia a nadie. Es completamente ridículo que un gobierno que tiene las manos manchadas con la sangre de cientos de luchadores sociales; que reprime el libre ejercicio del periodismo independiente y crítico; que impide el libre ejercicio del voto mediante el fraude electoral y cuyos corruptos integrantes gozan de la más completa impunidad, pretenda erigirse en juez de lo que sucede en Venezuela.

Esto no significa que apoyemos incondicionalmente al gobierno de Maduro: la corrupción, burocratización y la incompetencia del gobierno del PSUV son intolerables en un proyecto socialista, revolucionario y radicalmente democrático. El hecho de que consideremos prioritario parar la ofensiva del imperialismo y de la clase dominante no implica no tener críticas a los límites del gobierno de Maduro y a su gestión política. La revolución dentro de la revolución pasa por expandir las libertades, combatir la burocracia con democracia, redistribuyendo más la riqueza, y construyendo mecanismos institucionales que garanticen el control de la economía y del Estado por las clases populares.

La crisis venezolana solo podrá tener una salida democrática si hay un nuevo impulso revolucionario dentro de la revolución bolivariana; en ningún momento vendrá de los mismos que han saqueado los países latinoamericanos.

Ciudad de México a 2 de agosto de 2017

¡Fuera manos imperialistas de Venezuela!
¡Por la Revolución Socialista Latinoamericana!
¡Viva el Internacionalismo Proletario!

Coordinadora Socialista Revolucionaria