elena-burns-despido-conagua-01306133392044078309

Contra el uso de la fuerza pública para defender los intereses de los traficantes del agua en México

La imagen es brutal: El 31 de octubre una valla de policías impidió a la doctora Elena Burns acceder a su trabajo en la Comisión Nacional del Agua (Conagua). Así, Germán Martínez Santoyo decidió el uso de la fuerza pública para reestructurar Conagua para según esto «abatir los rezagos en materia de concesiones de aguas».

Para nadie es un secreto que la doctora Burns accedió a la Subdirección de Admnistración de Aguas de la Conagua con un mandato específico: el agua es para el pueblo y no para los intereses creados. Pero precisamente los «rezagos en materia de concesiones» fueron creados por la anterior administración de corte panista que renunciaron a la Conagua.

Lo más importante es que tras una inmensa cantidad de estas solicitudes de concesiones de explotación de agua se encuentra el comercio del agua y los contratos multimillonarios, tal como públicamente lo ha denunciado Elena Burns. Ciertamente el rezago alcanza las cifras de 150 mil solicitudes pendientes, hechas al amparo de la anterior administración, bajo el esquema de corruptelas y de buscar beneficiar a los traficantes del agua que actúan con un verdadero ejército de abogados.

Asimismo el legislativo se ha negado hasta ahora a votar la Ley General de Aguas propuesta por el movimiento social que incluye consensos de todos los sectores sociales en beneficio del bien común. A Elena nunca se le notificó de su despido. Se prefirió el golpe de mano, el uso de uniformados cuyo objetivo directo es amedrentar a la reconocida investigadora de fama internacional y a quienes exigimos transparencia y defensa de la soberanía nacional, que precisamente incluyen los recursos hídricos.

Sin embargo, formalmente Elena Burns solo puede ser despedida por el consejo presidido por María Luisa Albores, mismo que no ha realizado sesión alguna con este fin. Usar la fuerza pública en asuntos de carácter administrativo, es propio de cobardes y de dictadores. ¿Eso es lo que sigue, la fuerza pública contra los defensores del agua? El mensaje es ominoso.

Llamamos al movimiento social, a todos los defensores del agua y de la vida a cerrar filas, a movilizarnos para impedir que los problemas sociales sean «resueltos» con el uso de la fuerza por parte del Estado y a impedir de una vez por todas el saqueo del agua en México. ¡Alto a las agresiones contra Elena Burns y los defensores del agua! Destitución inmediata y castigo a Germán Martínez Santoyo ¡Venga ya la Ley General de Agua para tod@s y para la Vida!

Fraternalmente Coordinadora Socialista Revolucionaria (CSR)- IVa Internacional