47984708-AEDC-4BF8-996C-FE559B68B555_w640_s

Después de la matanza en Orlando: dolor, ira y vigilancia. Declaración de la Cuarta Internacional

Traducido por Irving Radillo Murguía para la Coordinadora Socialista Revolucionaria

[Esta declaración fue hecha por el Buró de la Cuarta Internacional en su reunión del 19 de junio de 2016.]

Los asesinatos perpetrados en la discoteca lésbica, gay, bisexual, trans, intersex y queer (LGBTIQ) Pulse en Orlando, EEUU, nos dejan con una profunda pena. Nuestros pensamientos están con las víctimas y sus seres queridos, predominantemente de la comunidad latina, y con todas las víctimas de crímenes de odio contra las personas LGBTIQ alrededor del mundo. Estamos participando en concentraciones de solidaridad en muchos países llorando la más grande masacre de personas LGBTIQ desde la Segunda Guerra Mundial.

El hecho de que Daesh saludara esta matanza revela más claramente el carácter ultrarreaccionario de esta organización. Pero el fanatismo detrás de esto no es nuevo, ni creado y alentado por una sola cultura o religión. En los EEUU, el país en donde el asesino nació y creció, los políticos de ala derecha denunciaron la masacre de Orlando no obstante hipócritamente siguen bloqueando los derechos LGBTIQ. Denuncias de otras fuentes en otros países en nombre de la Cristiandad rechazan incluso reconocer que las víctimas eran personas LGBTIQ. Las personas LGBTIQ -y particularmente las mujeres trans- son blanco de crímenes de odio asesinos a través del globo.

Los muertos y heridos en Orlando fueron víctimas de un ascendente y sangriento choque entre dos ideologías de derecha. Una ideología predica la represión sexual en nombre del fundamentalismo teocrático. La otra instrumentaliza los derechos LGBTIQ de acuerdo a sus intereses de racismo anti-musulmán y de intervenciones imperiales. Las personas LGBTIQ musulmanas, cruelmente victimizadas por estas dos ideologías, han sido particularmente elocuentes a la hora de exponerlas a ambas. Nos indigna que sus voces apenas hayan sido escuchadas. Nosotros rechazamos las dos ideologías y prometemos continuar la lucha contra ambas, en nombre de la libertad sexual, la paz y la solidaridad humana internacional.

Buró de la Cuarta Internacional

19 de junio de 2016