e48a3-maizypetroleo

¡En defensa de la soberanía nacional! ¡Nuestra vida vale más que sus ganancias! | Declaración MUS

Declaración del MOVIMIENTO DE UNIDAD SOCIALISTA

 

Como hienas que asechan a su presa, el Consejo Coordinador Empresarial ha iniciado una violenta campaña mediática en contra del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, ahora avalados por el Financial Times, denunciando una supuesta “catástrofe económica” ocasionada por no adoptar políticas neoliberales clásicas para afrontar la emergencia del COVID-19.

 

En esta campaña no participan todos los grandes empresarios y mucho menos los de miles de pequeñas y medianas empresas que están cumpliendo con los ordenamientos para combatir la pandemia. Se trata de su núcleo “duro”, el que está al frente de los principales grupos empresariales y que gozan de un gran poder político y mediático.

 

El supuesto deseo de estos empresarios, respaldados por artistas, intelectuales y dirigentes de los partidos de derecha (PRI, PAN, PRD y MC), de construir un nuevo “pacto social” para evitar la crisis, es pura hipocresía. Intentar revivir un nuevo “pacto social” (de ingrata memoria para la clase trabajadora), sobre bases neoliberales, es completamente inviable e imposible.

 

Su gran egoísmo les impide ver que estamos ante una nueva realidad. Como siempre, tratan de aprovechar esta pandemia para lanzar una nueva ola de ataques en contra de la clase trabajadora para que seamos nosotras y nosotros quienes paguemos el costo de una crisis ocasionado por su avaricia.

 

Están muy molestos porque ante la necesidad de que sus trabajadores guarden cuarentena, el gobierno no declaró un “estado de emergencia económica”, sino una “emergencia sanitaria por causas de fuerza mayor”. Lo primero hubiera posibilitado a los patrones despedir a sus trabajadores o reducirles sus ingresos sin ningún costo, lo segundo los obliga a continuar pagando salarios normales y respetar sus derechos laborales.

 

Están molestos porque el gobierno decidió no adquirir nueva deuda pública, por un monto de un billón de pesos, porque demandaban que dicho crédito se utilizara para condonar sus pagos de impuestos. Más claro, López Obrador advirtió que no habrá condonación de impuestos ni se utilizaría dinero público para salvar empresas privadas.

 

Están más que molestos porque el gobierno federal respetó el resultado de una consulta popular, en la ciudad de Mexicali, Baja California, que decidió expulsar a la empresa Constellation Brands (cerveza) cuya operación amenazaba con dejar sin agua a una ciudad semidesértica.

 

Están molestos porque no se detendrán las obras emblemáticas del actual gobierno, porque quieren que dichos recursos se utilicen para salvar sus ganancias.

 

Están molestos porque se está aplicando un riguroso control de precios para evitar la especulación incluso, nunca antes visto en México, los precios de los combustibles se han reducido hasta en un 25 por ciento.

 

Incluso están molestos porque el gobierno ha implementado acciones que han frenado la velocidad de contagio del coronavirus y la mortandad, como así lo ha reconocido la Organización Mundial de la Salud (OMS), ya que esto les ha impedido capitalizar la tragedia.

 

Su molestia es comprensible: es la primera vez que se topan con un gobierno que, sin ser revolucionario o socialista, no se somete a sus designios. Esa es la razón de su histérica campaña para desestabilizar al gobierno de López Obrador con claras intenciones golpistas. En sus filas se incuban los nuevos Guaidós o Bolsonaros.

 

No es de extrañar que el Financial Times, vocero del imperialismo británico, haga causa común con la belicosa derecha mexicana y, en un odioso tono injerencista y prepotente, advierta que: “Más y más voces en la élite de México hablan de que se avecina una tragedia. Los líderes empresariales propusieron una alternativa al plan de respuesta contra el virus.” Y se queja de que “el líder de México ha descartado préstamos adicionales, exenciones de impuestos o rescates…”

 

Su campaña de odio y miedo ha inundado las redes sociales mediante noticias falsas y agresivos bots; 316 intelectuales y artistas de derecha (principalmente de origen panista) han lanzado una iniciativa para pretender “dialogar” de tú a tú con el presidente de la República; empresarios convocando a no pagar impuestos; gobernadores de estados del norte del país solicitan revisar el “pacto fiscal”, que favorece a los estados más pobres del sur; han iniciado una campaña para que en las elecciones intermedias del 2021 se vote por un mismo candidato, siempre y cuando no sea de Morena, etc.

 

Reiteramos que detrás de esta campaña se esconden posturas ultraderechistas, totalmente contrarias al interés de la democracia, de la clase trabajadora y de la Nación. Es necesario oponer a este bloque reaccionario todo el poder de la clase trabajadora y de las fuerzas progresistas, democráticas, nacionalistas y socialistas. Proponemos, como Movimiento de Unidad Socialista, que, al término de esta cuarentena y en el menor tiempo posible, iniciemos una jornada nacional de movilizaciones para expresar nuestro rechazo a la derecha golpista y a toda injerencia imperialista.

 

No pretendemos crear un bloque acrítico a las políticas del gobierno de López Obrador. Aunque coincidimos con la mayor parte de las acciones mencionadas, consideramos que enfrentamos una nueva depresión económica (de magnitud similar a la de 1929) que significará millones de despidos en todo el mundo, quiebra de empresas, inestabilidad financiera y ataques a las condiciones de vida de los trabajadores, que requieren acciones aún más contundentes para proteger a los asalariados y alcanzar nuevas conquistas sociales.

 

PROPUESTAS

  1. Defensa incondicional de los derechos laborales consagrados en la Ley, riguroso acatamiento de la semana laboral de 40 horas; salario remunerador; que las empresas en quiebra sean administradas por sus propios trabajadores; por el derecho a una pensión digna y solidaria, que los trabajadores administren sus fondos de pensión; eliminar el outsourcing; democracia e independencia sindical.

 

  1. Ante la inminencia de un desempleo masivo, el gobierno de López Obrador presentó este 5 de abril un programa de inversiones públicas para la creación de 2 millones de nuevos empleos. De fondo hay buenas intenciones, pero no son del todo suficientes. La realidad nos obliga a retomar la propuesta de implantar una Renta Básica Universal (RBU) que se discute en otras latitudes. Esto significa que toda persona, independientemente de su condición social o legal, tiene derecho a un ingreso, por parte del Estado, para satisfacer sus necesidades básicas de existencia. La pensión para adultos mayores, que reciben mensualmente $1,275 pesos, es un ejemplo de Renta Básica, pero restringida a este sector de la población. Es necesario hacerla universal para toda persona mayor de 18 años. El financiamiento de la RBU puede provenir de varias fuentes: del presupuesto dedicado a programas sociales afines; de aplicar la tasa Tobin (del 1.1%) a toda transacción financiera; de una reforma fiscal progresiva que grave a las grandes fortunas; y, sobre todo, de una auditoria a la deuda pública que cancele toda deuda ilegítima para dedicar ese gasto a programas sociales y a la defensa del medio ambiente.

 

  1. No existe ningún argumento que justifique el no suspender inmediatamente el pago de la deuda pública. Es completamente inmoral continuar pagando deuda pública, como el FOBAPROA o los rescates carreteros o azucareros, producto de fraudes escandalosos. Los Estados pueden decretar de manera unilateral la suspensión del pago de la deuda, respaldándose en el derecho internacional y especialmente basados en tres argumentos: el estado de necesidad, el cambio fundamental de circunstancias y por causa de fuerza mayor.

 

  1. Apostamos sobre todo por la auto-organización social para impulsar procesos productivos que fomenten el consumo local, las cooperativas, la economía solidaria o la autosuficiencia alimentaria.

 

  1. Es un caso de elemental justicia demandar que, en todos los casos de enriquecimiento ilícito, por parte de exfuncionarios públicos, se apliquen las sanciones penales correspondientes y el decomiso de sus bienes para ser invertidos en salud, ciencia y programas sociales. Aplicar esta demanda no es un acto de venganza sino de estricta aplicación de justicia.

 

Ciudad de México a 17 de abril de 2020

 

¡PROLETAROS DE TODOS LOS PAÍSES, UNÍOS!

MOVIMIENTO DE UNIDAD SOCIALISTA

Alternativa Martiana Capitulo México (AMCM); Central Unitaria de Trabajadores (CUT); Coalición Obrera Campesina Estudiantil del Istmo (COCEI-ML); Coordinadora Socialista Revolucionaria (CSR); Frente Amplio Socialista (FAS); Frente de Escuelas Democráticas Febrero 25 (FEDEF25); Frente de Organizaciones Sociales de Veracruz (FOSVER); Frente Popular Francisco Villa (FPFV); Frente Estatal de Trabajadores de la Educación y Ciudadanos de Chiapas (FETECCH); Movimiento Ciudadano del Sur (MCS); Movimiento Comunista Mexicano (MCM); Movimiento para la Liberación Nacional y el Socialismo (MLNS); Organización Campesina Popular Independiente de la Huasteca Veracruzana (ICIHV); Organización Nacional del Poder Popular (ONPP); Partido de los Comunistas Mexicanos (PCM); Partido del Trabajo (PT); Poder de los Movimientos Sociales (PODEMOS); Unión de Juristas de México (UJM).