SSM

¡LA SIERRA NO SE VENDE, SE AMA Y SE DEFIENDE! | CSR-San Luis Potosí

Coordinadora Socialista Revolucionaria – San Luis Potosí

Elaborado por Karla Oliveros y Vladimir Marco Ernesto

Continúa la defensa de la Sierra de San Miguelito en San Luis Potosí. La urbanización con sus procesos fincados en un modelo neoliberal, en donde empresas privadas, a través de una relación de complicidad y subordinación con el Estado, así como las instituciones académicas, convierten al espacio geográfico y la concepción de lo que entendemos como territorio dentro de una dimensión mercantil, priorizando su valor de cambio sobre el valor de uso.

Esto provoca que cualquier territorio, a la mira de los intereses capitalistas de los empresarios, pueda convertirse en un espacio generador de plusvalía, sin importar sus condiciones naturales, climáticas y culturales. Tal es el caso de la Sierra de San Miguelito en San Luis Potosí.

_____________________

Desde el 1 de junio del 2020 el ayuntamiento de la capital, reinicio la recepción de propuestas y complacencias sobre el Programa de Desarrollo urbano del centro de población de San Luis Potosí a cargo del instituto Municipal de planeación, que definirá la agenda de ordenamiento territorial urbano de la ciudad.

Este proceso se suscita en una coyuntura en donde movimientos de resistencia que se oponen a la expansión desmesurada de la ciudad, cuestionan una serie de prácticas y decisiones que desde las instituciones privadas y estatales ponen en peligro la preservación de la Sierra, exponiendo y visibilizando esta problemática con el fin de contrarrestar la posibilidad latente de continuar con un urbanismo ecocida, privatizador y acaparador.

La sierra de San Miguelito es un sistema montañoso que se ubica en la parte sur-poniente de la zona metropolitana de la capital de San Luis Potosí, la cual brinda importantes servicios ambientales y económicos, en donde destaca el abastecer de una parte del agua que se utiliza en la ciudad.

Además de albergar ecosistemas con flora y fauna endémicas, la Sierra de San Miguelito reviste de importancia histórica, social y cultural como lo muestran los vestigios arqueológicos encontrados de épocas pre-coloniales, cuando el espacio era conocido como el “Gran tunal”, parte de los territorios guachichiles.  También podemos mencionar la importancia patrimonial, puesto que gran parte de la cantera con la cual se construyó el centro histórico proviene de las montañas de la Sierra.

Uno de los elementos fundamentales de la Sierra de San Miguelito es la diversidad cultural que alberga en las comunidades y ejidos que se encuentran dentro de ella, estos son: Ejido Ignacio Allende, Guadalupe Victoria, El Jaral, Puerto Espino; Escalerillas, Comunidad de San Juan de Guadalupe, El Aguaje, Ejido San Juan de Guadalupe, de la ciudad de San Luis Potosí; Ojo de Gato, Emiliano Zapata, Jesús María, Bledos, Rodrigo, del municipio Villa de Reyes, y San José de la Purísima en Villa de Arriaga.

No obstante, la importancia cultural, social y ecológica, ha sido subordinada por la expansión de la acumulación por desposesión capitalista y sus efectos sobre el espacio. Así desde 1993 la Sierra de San Miguelito ha sufrido importantes transformaciones por la presión que ejerce el crecimiento de la ciudad, iniciando en los entonces Ejidos del Pedregal y La Garita de Jalisco favoreciendo a empresas inmobiliarias con la aquiescencia del gobierno Federal y Municipal, quienes se las arreglaron para dañar el tejido social comunitario ofreciendo dinero y manteniendo cerca a los comisariados comunales.

Esto fue una consecuencia local de las reformas neoliberales que se aplicaron al artículo 27 de la constitución por parte del Gobierno presidido por Salinas de Gortari que marca un hito importante en la privatización de los territorios comunales en México y que hoy sigue siendo el marco legal que favorece la desterritorialización comunal y ejidal.

 

La necesidad ecosocialista

El proceso urbanizador sobre la Sierra de San Miguelito no se ha detenido, hoy el proyecto “cañadas del empresario Carlos López Medina, quien es dueño y habitante del club de Golf “La Loma” asentado sobre la Sierra, busca acaparar otras 2068 hectáreas de la sierra, pertenecientes a la Comunidad de San Juan de Guadalupe, y sus Anexos Tierra Blanca Y San Miguelito. Esta propuesta ha generado un movimiento opositor que en su diversidad de intereses se oponen al proyecto urbanizador. Esta situación no sólo es un enfrentamiento coyuntural, sino que manifiesta un problema estructural que se ve replicada en diferentes espacios a nivel mundial relacionados con las formas y dinámicas que adquiere nuestras ciudades.

Las prácticas expansionistas responden sistemáticamente a un modelo económico que favorece las ganancias monetarias sobre la vida, colocando la dimensión de vivienda, que en principio es una necesidad, en manos de las constructoras e inmobiliarias privadas, llevando esta necesidad a una dimensión de rentabilidad, así por un lado en la ciudad se construyen complejos habitacionales de interés social a bajo costo de producción, reservada para los sectores populares en situaciones de segregación urbana, y por otro lado la urbanización en la Sierra de San Miguelito que se caracteriza por ser una zona de alta plusvalía, en donde se edifican fraccionamientos lujosos rodeados de muros y seguridad privada para los sectores con más alto poder adquisitivo en San Luis Potosí.

Todo esto en una zona, que, por sus características geográficas, tiene una altura mayor respecto a otras zonas de la ciudad, lo que permite visibilizar la urbe desde los miradores, lo que podríamos considerar que le añade una superioridad simbólica frente a los territorios que están debajo de la Sierra de San Miguelito reforzando las ideas ilusorias de estatus para un sector reducido de la población.

La otra cara de la ilusión de este progreso es la inequidad social, desde los contrastes del espacio habitable, hasta la distribución de los servicios básicos, la seguridad, los medios de transporte y las vías de movilidad urbana. Todo esto de la mano de una serie de consecuencias ecológicas devastadoras sincronizadas con el despojo hacia los habitantes de las comunidades que habitan en la Sierra.

La apropiación de los recursos naturales, la exterminación de la naturaleza, la invasión y extensión territorial, y el despojo de la tierra sobre poblaciones económicamente desfavorecidas, son prácticas que emergen y se accionan en una misma esfera, la del capitalismo.

Es por esto que la lucha por la Sierra de San Miguelito no puede separarse de sus dimensiones políticas, económicas y culturales. Puesto que la lucha ambientalista también es una lucha contra las lógicas mercantiles de la naturaleza y la vida. Lo que nos obliga a una reestructuración social radical necesaria para el equilibrio ecológico y el bienestar de todas y todos los ciudadanos.

Como Coordinadora Socialista Revolucionaria nos posicionamos a favor de la vida y el bienestar de la naturaleza y la ciudadanía, por ellos nos oponemos fervientemente a continuar la urbanización en la Sierra de San Miguelito, nos mantenemos firmes al lado de las y los ciudadanos y comuneros que luchan por la idea de otros mundos con otros territorios, luchando por empatar el respeto de las condiciones propias naturales y la dimensión significativa del territorio, que luchan por una racionalidad ecológica ante la mercantil, una democratización de los espacios y los recursos, una urbanización que conduzca a la igualdad social, así como la propiedad colectiva de nuestros espacios.

Hacemos un llamado a reforzar la lucha por la preservación de la Sierra de San Miguelito, a ser partícipes de nuestra historia, a exigir a nuestros gobiernos frenar el ritmo expansivo y devastador del progreso de una manera democrática. La crisis no es algo lejano en el tiempo y el espacio, es la realidad con la cual hoy vivimos y que se manifiesta en la falta de agua, en las inundaciones, en los contrastes socio espaciales. Sólo la participación consciente y decidida de las y los de abajo puede revertir esta situación que nos exige actuar inmediatamente.

#SierraSiFraccionamientosNo

#FueraInmobiliariasDeLaSierraDeSanMiguelito

#LaSierraNoSeVendeSeAma