antitaurino

¡La tortura animal no es ni arte ni cultura! | Declaración de la CSR

Desde la Coordinadora Socialista Revolucionaria en Colima, nos adherimos a la demanda por la prohibición de toda forma de maltrato animal para el entretenimiento humano. Las corridas de toros, como prácticas violentas que causan dolor y agonía a seres vivos mercantilizando su muerte como un espectáculo, desaparecen poco a poco frente al avance de diversos movimientos que a nivel local e internacional luchan por el reconocimiento de los derechos de los animales y señalan el deber ético de la humanidad de preservar la vida y la dignidad de los mismos.

Un creciente número de personas desconocen las corridas de toros como una práctica cultural o artística válida. En la última década, diversas fuentes han publicado encuestas en los que alrededor del 70% de los mexicanos rechazan tajantemente esta forma de tortura. Por otra parte, casi el 95% de la población se manifiesta en contra del maltrato animal. En el mundo, únicamente ocho países siguen permitiendo la tauromaquia, y cada vez más estados y municipios en el República Mexicana prohíben este espectáculo. La élite política y económica que protege las corridas de toros insiste en ignorar la indignación de la mayor parte de las personas frente a la sangre y la muerte como una forma de entretenimiento.

En Colima, la industria de las corridas de toros se refugia tras el amparo de organizaciones como las Peñas Taurinas, asociaciones que, para proteger los intereses de los empresarios, se autonombran defensoras de una tradición ancestral, malinterpretando las declaratorias de Patrimonio Cultural Inmaterial de la UNESCO como un aval para seguir escenificando la muerte y la tortura. Consideramos que la tradición se mantiene o transforma a través de las demandas y cosmovisiones de los pueblos, no a través de su secuestro y ofrecimiento como forma mercantilizada de entretenimiento por parte de las élites del poder.

En su cinismo, los defensores de las corridas de toros se aferran a la supuesta derrama económica y creación de empleos de su espectáculo, hecho que se desvanece cuando se contrasta con los datos del desplome económico de esta actividad en los últimos 20 años. Indicadores refieren que los empleos generados alrededor de las corridas de toros son precarios, temporales y mal pagados y que, para sustentar sus pérdidas, los empresarios taurinos suelen acceder a subsidios públicos poco transparentes. 

La tradición de una minoría arcaica no puede ir por encima de los derechos de quienes exigen vivir en entornos libres de violencia y de incitación al sufrimiento de los seres vivos. Tampoco puede anteponerse a quienes defienden los ecosistemas y recursos naturales de su alrededor, fuertemente afectados durante el ciclo de producción y consumo en el que se desarrolla el sacrificio público de toros y novillos. Las fiestas tradicionales que cada año se celebran en diversos municipios del estado pueden subsistir sin las corridas de toros.

En el marco del aniversario de las fiestas charrotaurinas, recordamos con indignación el hostigamiento público y privado que compañeras y compañeros activistas que protestan contra la tortura animal han recibido en años anteriores. Tenemos conocimiento de recientes amenazas que una vez más intentan desarticular la organización y lucha de quienes valientemente denuncian el sanguinario espectáculo, acciones que revelan el rostro más cobarde e impune de la élite que busca mantener sus intereses alrededor de las corridas de toros. 

 A quienes son agredidas, les decimos que no están solas. Exigimos al Estado tomar las acciones necesarias para garantizar el derecho a la protesta legítima, y responsabilizamos al gobierno de José Ignacio Peralta Sánchez y a los gobiernos municipales de Colima y Villa de Álvarez por cualquier atentado que ponga en riesgo la vida de quienes se manifiestan en contra de las corridas de toros y el maltrato animal en Colima. Hacemos un llamado a organizaciones, colectivos y asociaciones civiles para que denuncien públicamente cualquier acto de hostigamiento e intimidación, e invitamos a la población a sumarse a las actividades de protesta y organización que buscan la prohibición definitiva de la tauromaquia y de cualquier forma de maltrato animal como espectáculo de entretenimiento.

 

¡Prohibición legal de las corridas de toros!

¡Alto a las amenazas y el acoso hacia activistas!

Colima, Colima a 9 de febrero de 2020

Coordinadora Socialista Revolucionaria