2beeedb0-696c-4aaa-8b8f-4c682dc28f1e

Las mujeres, hartas de promesas y mentiras, ¡paramos por nuestras demandas!|Posicionamiento de la CSR y Feministas con Voz de Maíz

En los últimos meses, hemos visto cómo el movimiento feminista en México ha incrementado en número de mujeres, en movilizaciones, en demandas, en expresiones. Desde agosto del 2019 con la “diamantinada” en la exigencia de castigo a los policías y militares violadores, hasta las manifestaciones en el último mes debido al incremento drástico de la violencia feminicida en el país, pasando de 7 a 10 feminicidios diarios, así como la omisión de respuesta y difamación del movimiento por parte del gobierno actual.

Mientras que los partidos de derecha aprovechan la omisión de un programa del gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) para resolver las violencias hacia las mujeres, y en tanto que el gobierno actual (así como sus aliados incondicionales) invalida nuestras demandas etiquetándonos como golpistas de derecha, la violencia, el número de feminicidios (y nuestra rabia) siguen en aumento.

Es preocupante cómo la crisis del capitalismo patriarcal y las violencias del sistema, en conjunción con la guerra contra el narco y la militarización del país, son los causantes de esta mayor precariedad de la vida de las mujeres. Por esta razón, apoyamos e impulsamos que la naciente  cuarta ola del feminismo se va formando como una lucha además de antipatriarcal, también como una lucha anticapitalista, ecologista y antiimperialista.

Desde el año 2016, año en el que surge esta ola, millones de mujeres en todo el mundo hemos convocado, en el marco del Día Internacional de la Mujer Trabajadora, a un Paro Internacional de Mujeres para visibilizar las dobles y triples jornadas de trabajo (productivo y reproductivo) que las mujeres tenemos, que suelen ser informales y no remunerados; para ejercer presión política para que nuestras demandas sean escuchadas; así como para rechazar totalmente la violencia feminicida y la precariedad de la vida que van en aumento.

A pesar de que en México, en años anteriores, esta convocatoria no había sido tan efectiva, año con año el día 8 de marzo va en ascenso. Hemos organizado jornadas de acción en toda la República, y hemos salido a las calles creando mares de miles de mujeres exigiendo sus derechos. Este año 2020, feministas mexicanas, desde asambleas amplias y redes sociales, llamamos a acciones desde el viernes 6 hasta el lunes 9 de marzo.

Si bien esta convocatoria al paro del 9M se ha visto inmersa en confusiones, reconocemos que es un parteaguas para preparar una huelga cada vez más masiva en los próximos años. Además, saludamos a aquellas mujeres que, de manera legítima, se han sumado a este llamamiento, frente a un país lleno de impunidad.

Al mismo tiempo, denunciamos a los partidos de derecha que han intentado colgarse de nuestro movimiento para darle un golpe al gobierno de AMLO, “sumándose al paro” y autodenominarse “feministas”, cuando no solamente han ignorado desde siempre nuestras demandas, los feminicidios y el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos, sino también han sido los culpables de estas violencias.

Denunciamos a las y los del partido en el poder y a sus simpatizantes que descalifican nuestra lucha y nuestras demandas. También denunciamos a las autoridades universitarias, como las de la Universidad Nacional Autónoma de México y de la Universidad de Colima, que lucran con el llamamiento a huelga, convirtiéndose en “doble caras” al ignorar los paros de las escuelas y las denuncias que las alumnas y trabajadoras han hecho desde hace años.

Patrones, empresarios, partidos políticos… ¡No necesitamos su permiso! ¡Es huelga, no día de asueto! No se trata de no hacer nada, sino de hacer escuchar nuestra voz.

Por ello, Coordinadora Socialista Revolucionaria y Feministas con Voz de Maíz invitamos a todas las mujeres, jóvenes, adultas, estudiantes, trabajadoras, indígenas, a que salgamos juntas a manifestarnos tanto el día 8 como el día 9 de marzo, a exigir justicia, a exigir nuestra seguridad, un trabajo digno, y una vida digna.

¡Ni una asesinada más!

¡Salgamos a luchar juntas y organizadas!

¡Si las mujeres paramos, paramos el mundo!