81d7617c-96a7-41e7-86e1-be6734548d59

No más participación de privados en la industria eléctrica nacional | Declaración CONUR

NO MÁS PARTICIPACIÓN DE PRIVADOS Y EXTRANJEROS EN LA INDUSTRIA ELÉCTRICA NACIONAL
NO A LA PRIVATIZACIÓN DEL SUMINISTRO BASICO DE ELECTRICIDAD
En días recientes se dio a conocer que el Jefe de la Oficina de la Presidencia del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, encabezará lo que se definió como “el Gabinete para potenciar el desarrollo económico”. En palabras de Alfonso Romo, entre muchos objetivos, está “la apertura del sector energético a la inversión privada”.
Convenientemente Alfonso Romo pretende hacernos olvidar que, desde el 20 diciembre de 2013, la Reforma Energética de Enrique Peña Nieto garantizó la apertura total en la Exploración, Extracción y Comercialización de hidrocarburos; y en el caso de la electricidad, en la Generación y Suministro eléctrico. La Reforma Energética otorga derechos de propiedad a privados y extranjeros sobre vastos territorios, industrias y recursos energéticos en el subsuelo; así como garantías para la compra de energía a empresas privadas a través de recursos públicos, de forma obligatoria y subsidiada, para garantizar jugosos negocios pero a costa del usuario final de la energía.
Actualmente en México operan decenas de empresas privadas y extranjeras que participan en distintas cadenas de valor del sector energético que antes estaban reservadas al Estado Mexicano. La participación de jugadores privados en cualquier industria pública genera el encarecimiento del producto final de dicha industria y en el caso de la electricidad, el encarecimiento de las tarifas eléctricas.
Alfonso Romo está sentando el falso paradigma de que a mayor privatización, mayor bienestar económico. El concepto de “crecimiento económico neoliberal” mide la acumulación capitalista, la de unos cuantos, pero nunca se traduce en bienestar económico para la mayoría de la población. Treinta y seis años de ese “crecimiento económico neoliberal” significó la privatización de la banca, de más de 1,100 empresas estatales, el despojo de tierras y la concentración de la producción agrícola en pocas manos, a cambio de ello el poder adquisitivo de la población disminuyó en 77.79%. Contra todo eso votó masivamente el pueblo de México el 1 de julio de 2018.
Para las y los usuarios de la energía en México, la participación de empresas privadas y extranjeras en la industria eléctrica de México significa tarifas más altas por el servicio eléctrico y la imposibilidad de acceder al derecho humano a la energía eléctrica. Ahora las empresas privadas generan casi el 70% de energía eléctrica.
El Centro Nacional de Control de la Energía (CENACE), está obligado a despachar primero la generación de las plantas fotovoltaicas y eólicas subsidiadas de las empresas privadas y extranjeras, después la generada por otras tecnologías de esas mismas empresas y finalmente la que genera CFE. La Reforma Energética garantiza, mediante las “subastas” de energía eléctrica y la obligación de adquirir certificados de energías limpias, que la CFE subsidie a privados y extranjeros de tal forma que, a costa de su propio presupuesto, les transfiere millonarias utilidades.
Debido a la participación de las empresas privadas y extranjeras del año 2013 al año 2019, la deuda total de la CFE aumentó de 325.3 mil millones de pesos a 470.6 mil millones de pesos, es decir, un 45% más de como la CFE fue entregada al inicio del sexenio de Enrique Peña Nieto. En tan sólo seis años de participación privada y extranjera, la deuda tuvo un incremento de 145.3 mil millones de pesos. Los números rojos de CFE son el espejo distorcionado de los números negros de las empresas carroñeras privadas, nacionales y extranjeras. ¡Este saqueo debe cesar de inmediato! Por ello, las y los usuarios de la energía eléctrica insistimos en que no vendrá nada bueno de abrir mayor participación de privados y extranjeros en el Sistema Eléctrico Nacional. En el caso del Suministro Básico, hay 4 empresas privadas que están esperando permisos de comercialización de energía bajo el supuesto de que podrán ofrecer energía más barata y por lo tanto, tarifas más bajas.
Desde esta tribuna decimos que eso es falso, pues la Reforma Energética definió reglas muy claras que no han cambiado porque están en la Ley; una de ellas es que, independientemente de contar con infraestructura de generación, como hidroeléctricas o plantas de ciclo combinado, todos aquellos que tienen permiso de suministrador de servicios básicos están obligados a comprar energía en subastas. No pueden adquirir energía de sus propias plantas; como generadores pueden venderle a la CFE y al resto de los permisionados en generación, pero siempre que el contrato sea producto de una subasta. Todo suministrador de servicios básicos deberá hacerlo así, por más que tengan capacidad propia. Esto sólo se traduce en tarifas superiores o, como mínimo, iguales a las de la CFE.
Denunciamos la maniobra vil que orquestan las empresas privadas y extranjeras, para lograr la privatización del suministro básico de electricidad, a partir de difundir mentiras en una población pauperizada por décadas de neoliberalismo y esperanzada por ver pronto una diminución de las tarifas. Pero justo debido a eso, a mayor participación de empresas privadas, es imposible la disminución de los precios de la energía. Es más, gracias a la CFE (que además de subsidiar empresas privadas, también subsidia al usuario final) es que las tarifas eléctricas no se han disparado pues ésta, la CFE, tiene una visión social y no de concentración de capital, como las empresas privadas.
La lección es sencilla: a mayor participación de privados y extranjeros, mayor encarecimiento de la energía eléctrica.
Los 30 millones de votos que consiguió AMLO en la histórica elección de 2018 son los mismos que deseamos una tarifa justa y la renacionalización de la energía eléctrica. Por más que Alfonso Romo insista en disfrazar los supuestos beneficios de una Reforma Energética, lo que nos muestra la realidad es que esa Reforma no ha logrado reducir las tarifas eléctricas, combustibles económicos, ni garantizar el derecho humano a la energía, condiciones fundamentales para la justicia y el desarrollo que necesita este país con más de 90% de mexicanos en condición de pobreza.
27 de Febrero de 2020
Coordinadora Nacional de Usuarios en Resistencia – CONUR
¡NO MÁS PARTICIPACIÓN DE EMPRESAS PRIVADAS Y EXTRANJERAS EN EL SECTOR ENERGÉTICO! ¡COMO USUARIOS DE LA ENERGÍA EXIGIMOS NO MÁS PARTICIPACIÓN DE PRIVADOS Y EXTRANJEROS EN LA INDUSTRIA ELÉCTRICA!
¡NO A LA PRIVATIZACIÓN DEL SUMINISTRO BÁSICO DE ELÉCTRICDAD!