f26f8068-1497-49ed-ae43-4ddfc0ed5e57

Primer acto de la «Coordinadora Antiimperialista» en 2020 en la embajada de EU

Este sábado 15 de febrero la joven «Coordinadora Antiimperialista en Solidaridad con América Latina y el Caribe» inició 2020 con su primera acción de protesta en contra de la intervención de EU en los países de América Latina, realizada frente a la embajada de este país.
a85ce8a7-22e2-419b-9d9e-83946e5fdebb 19650029-c4c5-46ff-9032-0cbaf30654c7

La «Coordinadora Antiimperialista en Solidaridad con América Latina y el Caribe» nació de la confluencia de diversos esfuerzos de solidaridad con los pueblos que luchan. En particular del apoyo que la población mexicana dio a la lucha de los indígenas en Ecuador, a las movilizaciones masivas en Chile y la oposición al golpe de Estado en Bolivia.

Estuvieron presentes hablando en el mitin compañeras de Venezuela, Chile, Brasil y Ecuador expresando lo que pasaba en sus respectivos países. El acto fue animado por la participación artística de Laura Nisa, La Otra Rima y La Cátedra de Colombia.

La destacada participación de la Coordinadora Nacional de Usuarios en Resistencia, CONUR, así como la presencia de nuestra organización la CSR, estuvo enlazada con el esfuerzo de otras 7 organizaciones.

COMUNAL, La ONPP (Organización del Poder Popular), Comité Antifascista por la 4T, Alternativa Socialista México, MMSC (movimiento mexicano de solidaridad con Cuba), PPSM ( Partido Popular Socialista de México), Colectivo Nuestra América, MTS (Movimiento de los Trabajadores Socialistas).

El acto inició con la lectura del documento consensado por la «Coordinadora Antiimperialista» que representa la posición común de todas las organización que están dentro de la iniciativa y que reproducimos a continuación.

120f92c5-0a84-49a3-8dcf-df1dac2725a0e47a5969-bc17-4917-b8cb-eb7cf0989854

 

PRONUNCIAMIENTO

 

Ciudad de México a 29 de noviembre de 2019.

¡Contra el imperialismo en América Latina, solidaridad con los pueblos en pie de lucha!

 

Al Pueblo de México, a todas las organizaciones políticas, colectivas, y populares en resistencia,1. En las últimas semanas hemos visto a miles de mujeres y hombres salir a manifestarse en las calles de Ecuador, Haití, Chile, Bolivia, y Colombia en contra de las políticas neoliberales y de los gobiernos que las aplican, las cuales han mermado fuertemente los derechos y condiciones de vida de los sectores populares y diversos grupos sociales durante décadas. Desde México nos pronunciamos en solidaridad con todos aquellos pueblos de América Latina y el Caribe que con valentía se han levantado en contra de sus opresores.

2. Sabemos que muchos de los problemas políticos y económicos de nuestra región se deben a la injerencia imperialista que se ha llevado a cabo a través de organismos internacionales como la OEA, el FMI, la OCDE y el Grupo de Lima, mismos que se han encargado de imponer políticas económicas que benefician a los grandes capitales transnacionales y reproducen la situación de miseria, saqueo, despojo, dependencia y subdesarrollo en América Latina y el Caribe. Los bloqueos económicos y comerciales a países como Cuba y Venezuela son una muestra ferviente de los impactos altamente nocivos del imperialismo en nuestra región. Puerto Rico ha sido colonia de Estados Unidos por más de un siglo, aguantando sistemáticamente el maltrato y el abuso imperialista.

3. La injerencia imperialista tiene como finalidad el permanente saqueo de recursos naturales en toda la región. Históricamente se ha despojado a los pueblos latinoamericanos, tanto indígenas como campesinos en general, de su territorio y de sus bienes comunes. Las reservas de agua en el continente, el litio y el gas de Bolivia, el petróleo de Venezuela, el gas y los minerales de Colombia, la mano de obra barata en el campo y la ciudad de Haití, el territorio para la agroindustria y la biodiversidad en Brasil, los recursos minerales de Chile, el petróleo, los minerales y la biodiversidad en Ecuador, y un sin fin de bienes de los pueblos latinoamericanos, cuyo despojo fue la base para la acumulación de capital y el enriquecimiento de varios países europeos, así como de Estados Unidos y Canadá. La mayoría de los Estados latinoamericanos han cedido frente a los intereses de países centrales y de empresas que, luego de aprovechar las ventajas y ganancias de nuestra región, abandonan los territorios hundiéndolos aún más en la pobreza.

4. Además, en las últimas décadas, el neoliberalismo ha dado como resultado el retroceso en materia de derechos humanos, mermando o liquidando derechos sociales fundamentales como la alimentación saludable, la educación, el transporte público, las subvenciones al campo, las pensiones dignas, la seguridad social y  los derechos laborales en general, ganados por la organización y la lucha obrera a lo largo de decenas de años.

5. Principalmente, advertimos que existe una escalada de violencia patriarcal y machista hacia las mujeres latinoamericanas que han alzado la voz para exigir justicia frente al despojo territorial, en la lucha por la defensa a la Madre Tierra, en defensa de sus derechos laborales y sociales, así como en repudio a las distintas formas de agresiones que padecen como la discriminación laboral, racial, el abuso sexual, las violaciones y los feminicidios.

6. Por todo lo anterior sabemos que el proceso actual de lucha contra las políticas neoliberales tiene rostro indígena, de campesinx, de mujer, de las y los jóvenes sin futuro pero también sin miedo, y de la clase obrera precarizada y empobrecida. Los pueblos de Cuba y Venezuela resisten contra las políticas del bloqueo que buscan sumergirlos en la miseria. Los pueblos indígenas y campesinos se levantan en Bolivia, México, Brasil, Ecuador, Chile, Haití y Colombia, como lo han hechos desde siglos atrás, contra el saqueo de recursos naturales y de las tierras comunales. La juventud, junto a otros sectores populares y de la clase obrera latinoamericana han salido a las calles para luchar por una vida digna y en contra de las políticas represoras de los Estados que se han encargado de vender y saquear a nuestros países. Como dicen nuestras hermanas y hermanos chilenos, no es por 30 pesos de aumento en el boleto del metro, es por 30 años de ataque neoliberal.

7. La única respuesta que han dado los gobiernos sirvientes del imperialismo y de los empresarios a las justas demandas de sus pueblos ha sido represión. Ésta se ha desatado por igual en Chile, Colombia, Haití, Ecuador, Brasil y Bolivia en los últimos meses, con estados de sitio y toques de queda; con las fuerzas represivas deteniendo, golpeando, violando y asesinando manifestantes; con golpes de Estado. Las medidas represivas y reaccionarias evidencian el carácter autoritario y de clase de los diferentes Estados y sus gobiernos, que no tienen interés por dialogar con sus pueblos ni resolver sus demandas, sino que responden a los intereses de las trasnacionales, la oligarquía y los grandes empresarios “nacionales”. La quema de la Wiphala, símbolo sagrado de los pueblos originarios del Estado Plurinacional de Bolivia, muestra el grado más alto del desprecio racista y clasista por parte de la oligarquía en contra de los pueblos originarios. Rechazamos el golpe de Estado semi fascista en Bolivia y denunciamos a la dictadora, Jeanine Añez, como responsable por los 32 muertos, más de 200 heridos y 700 detenidos a la fecha. La vida de nuestrxs hermanxs bolivianxs está en riesgo, así como los derechos, el respeto a la diversidad cultural, los derechos de la Madre Tierra que en su momento fueron grandes logros para el movimiento indígena. Rechazamos la represión por parte del gobierno chileno de Piñera que ha mutilado a cientos de personas dejándolas ciegas, que ha torturado y matado a aquellxs que han salido a las calles a protestar. Repudiamos la represión en Haití que ha dejado más de 77 muertos y cientos de heridos, así como la represión del gobierno de Lenin Moreno en Ecuador que dejó un saldo de 7 muertos y 219 heridos, y la represión del gobierno de Duque en Colombia con un saldo de 487 detenidxs a la fecha y el asesinato del estudiante Dilan Cruz. Exigimos la libertad de todos los presos políticos, el castigo para los responsables políticos y materiales de los asesinatos y de las múltiples agresiones contra quienes luchan, el acuartelamiento inmediato de los ejércitos y las policías, así como el respeto pleno de las libertades democráticas.

8. Hoy expresamos nuestro apoyo a las demandas y acciones de movilización y organización surgidas desde abajo en la búsqueda de un cambio profundo. Solidarizarnos con las luchas de América Latina y el Caribe implica reconocer, también, las opresiones que se han ejercido sobre los cuerpos femeninos, las vejaciones hacia las mujeres y a todxs aquellxs que no se moldeen dentro de la cultura patriarcal; las violencias hacia las mujeres y la comunidad sexodiversa suelen ser mayores en tiempos de movilización. En ese sentido consideramos que la movilización colectiva, al construirse a partir de una diversidad de esfuerzos, debe ser entendida y atendida desde la perspectiva y la lucha que las mujeres en América Latina impulsan. El golpe de Estado en Bolivia ha dejado ver las múltiples violencias físicas, verbales y simbólicas que se ejercen sobre los sujetos que protestan por sus derechos, pero si bien la violencia por parte de las fuerzas de represión del Estado atañe a hombres y a mujeres, estas últimas son atravesadas por la violencia y la represión en un sentido mucho más radical. Recordamos y exigimos justicia para las luchadoras latinoamericanas como Marielle Franco de Brasil y Berta Cáceres de Honduras.

9. Específicamente en territorio mexicano el acuerdo fronterizo impuesto a México por EUA implica la militarización de nuestras fronteras; esto da más poder al crimen organizado que lucra con el tráfico de personas y agrava la situación de violencia, robo, mutilaciones, abusos sexuales (en mujeres del 70%), feminicidios, asesinatos, reclutamientos y desapariciones de lxs migrantes que pasan por nuestro país huyendo de condiciones de vida deleznables; en esa huida se exponen al racismo y al dolor de un futuro incierto.
Asimismo, la amenaza por parte del gobierno de Donald Trump de declarar como organizaciones terroristas a los cárteles del narcotráfico en México, pretende justificar una mayor injerencia política y militar del imperialismo norteamericano en nuestro país. Por ello hoy también convocamos a movilizarnos para repudiar la política xenófoba del gobierno estadounidense que pretende tener mayor injerencia en nuestras fronteras y que  criminaliza a lxs migrantes. Como mexicanas y mexicanos, como seres humanos, exigimos abrir nuestras puertas a las hermanas y hermanos migrantes, plenos derechos para todxs. Repudiamos la política impuesta por EUA con la militarización fronteriza mediante la Guardia Nacional y exigimos el pleno respeto a los derechos humanos de lxs migrantes en nuestro territorio. La migración y la movilidad humana son un derecho, ningún ser humano es ilegal.

10. Somos muchxs lxs oprimidxs, heridxs, mutiladxs, violadxs y asesinadxs de esta guerra de clase declarada contra nosotrxs, contra nuestras culturas y la Madre Tierra a la que pertenecemos. Desde nuestras propias luchas y resistencias sabemos el dolor, la impotencia y la rabia de padecer la opresión y violencia patriarcal, el capitalismo extractivista, el Estado autoritario y represor. Pero sepan que: aunque nos mutilen, seguimos con los ojos abiertos; aunque quemen nuestros símbolos, nuestras culturas persisten; aunque cierren y militaricen fronteras, estamos unidxs; aunque nos nieguen y busquen exterminarnos, resistimos; aunque nos repriman, seguimos en pie de lucha. Por lo que invitamos a todxs, sindicatos, estudiantes, organizaciones sociales, colectivas y pueblo en general a seguirnos movilizando activamente en respaldo a las luchas de nuestrxs hermanxs latinoamericanos hasta la victoria.

 

 

¡Por la lucha anti-imperialista en América Latina!

¡La solidaridad no se regatea, apoyo total a la lucha de los pueblos latinoamericanos contra la opresión en todas sus formas!

¡Fuera OEA y FMI de América Latina!

¡Repudio total al golpe de Estado en Bolivia!

¡Por el respeto a la libre determinación de los pueblos!

¡Fuera Piñera, fuera Duque, fuera Añez, fuera Lenin Moreno, fuera Bolsonaro!

¡Abracemos los procesos de construcción y reorganización popular del pueblo chileno que son un ejemplo a seguir!Coordinadora Anti-imperialista de Solidaridad con América Latina y el Caribe

Invitamos a organizaciones políticas, colectivas, sindicatos, activistas y al pueblo en general a sumarse a este pronunciamiento, al debate y a la construcción de organización y solidaridad con los pueblos latinoamericanos.