Presentación1

¡No más ambientalistas bajo ataque! Accionemos en defensa de las y los defensores

Declaración de la Coordinadora Socialista Revolucionaria

El terror ejercido contra quienes defienden la naturaleza, su territorio y su comunidad es una realidad desgarradora en nuestro país que no para. Las cifras de asesinados, desaparecidos, criminalizados y hostigados crece y no las podemos considerar simplemente parte de un número colateral de víctimas de la violencia que se impuso con la militarización y a la guerra contra y entre el narco. Las y los defensores son un objetivo específico de voraces intereses económicos. La razón del ataque a las y los defensores del territorio es su implicación directa en la protección de su medio en oposición a grupos empresariales, narcotraficantes y políticos corruptos, o de todos coludidos a la vez.

Si bien el año más violento contra las y los defensores fue 2015, la continuidad y la concentración de los ataques en algunos estados de la república en años recientes es una tendencia que se mantiene. La violencia hacia ellas y ellos crece en función de la expansión de los grandes proyectos y en particular tras la aprobación de la Reforma Energética en 2013 que implicó el despliegue de una serie de proyectos territoriales en todo el país. Los conflictos por causas energéticas se multiplicaron en los años siguientes, así como los ataques a las poblaciones donde se implementaban dichos megaproyectos.

El “progreso” extractivista e industrial arrastra tras de sí una estela de violencia. Esto se observa en que los principales ataques a las y los defensores se ubican en zonas donde se desarrolla el sector energético, seguido de la violencia en contexto de minería y en tercer lugar en la construcción de presas. El modelo económico que se ha construido no solamente es depredador con la naturaleza sino que se ha vuelto un destructor de la vida de las comunidades y de quienes las defienden.

Hoy frente al creciente número de feminicidios ha nacido y se ha mantenido un valeroso movimiento de mujeres que no abandonan a sus compañeras víctimas del patriarcado y las mantienen en el recuerdo con la promesa de prender fuego a este sistema. Tomando este ejemplo ante la inacción y desidia del Estado no tenemos otro camino más que defender la vida de las y los defensores entre las y los de abajo, alzar la voz al lado de quienes se mantienen resistiendo con el peligro permanente de poner en riesgo su vida.

Construyamos una movilización nacional por las y los defensores.

Es por ello que desde la CSR llamamos urgente y fraternalmente a construir un movimiento que ponga en el centro la vida de quienes defienden la vida, es momento de defender a las y los defensores en todo el territorio nacional y que ellos sepan que no están solos y que responderemos ante las agresiones de aquellos que actúan sin escrúpulos por sus mezquinos intereses.

Llamamos a coordinar mensualmente, a partir del último domingo de agosto, protestas en todas las plazas del país que garanticen la visibilización de esta terrible problemática y que pongamos en el centro a las víctimas, a sus familiares y a los movimientos de los que son o fueron parte.

Salgamos a las calles a exigir:

  • No más ataques a quienes defiende la naturaleza, el territorio y sus comunidades.
  • Justicia plena para las víctimas, esclarecimiento de los crímenes y castigo para los culpables. Investigación que garantice una perspectiva ambiental, de género y racial.
  • Protocolos de protección especial del Estado para quienes luchan por el medio ambiente.

Para lograr esto es indispensable apoyar y continuar con las luchas que ya existen localizadas en al menos 800 conflictos socioambientales en el territorio nacional. Desde Mexicali Resiste, pasando por los opositores a la planta de Amoniaco en Topolobampo, a la fábrica de cianuro en la Laguna, la presa Paso de la Reina en Veracruz, las afectaciones en Puebla por megaproyectos, quienes luchan contra el maíz transgénico, las eólicas, las afectaciones a humedales, quienes defienden los derechos indígenas, a la Sierra de San Miguelito en SLP, la lucha en Colima contra la minería, etcétera, existe en toda la geografía nacional una permanente e infatigable movilización en defensa del medio ambiente. Es necesario y urgente desarrollar acciones unificadas en defensa de todas y de todos.

Necesitamos poner la vida en el centro, para que la desvalorización que el capitalismo hace de la naturaleza y la humanidad no avance, para que los intereses mercantiles que quieren acaparar el agua, los bosques y hasta el aire sean detenidos. Hoy nos toca defender lo más elemental, lo único que garantiza nuestro derecho a la libertad, a la felicidad y al futuro ¡hoy defendemos la vida!

Por ello recordaremos en cada plaza a Tomás Rojo Valencia, Luis Urbano, Simón Pérez, Samir Flores, Otilia Martínez y a su hijo Gregorio Chaparro, a Julián Carrillo, Luis Álvarez Flores, Isaías Cantú Carrasco, Jaime Jiménez Ruiz, Raymundo Robles Riaño, Noé Robles Cruz, Gerardo Mendoza Reyes, María Eufemia Reyes, Vicente Guzmán Reyes, Ambrosio Guzmán Reyes, José Luis Chávez Mondragón, Manuel Carmona Esquivel y todas y todos los asesinados y desaparecidos en esta ola criminal contra nuestros pueblos.

La Consulta Popular de Juicio a los expresidentes no puede quedarse en un acto formal, necesitamos que los funcionarios implicados en los ataques a las y los defensores sean juzgados y castigados para alcanzar una verdadera justicia, es momento de que la impunidad acabe, pero no basta con repetir que “la ley se aplique”, es momento de consultar a la población, a las comunidades, a los familiares de las víctimas, por que la justicia sin ellas y ellos, sin su voz, no es justicia. ¡Basta de asesinatos, desapariciones, criminalización y hostigamientos a quienes defienden la vida!

Coordinadora Socialista Revolucionaria, 2 de agosto de 2021